Griselda Siciliani desnuda: “Me divierto con mi cuerpo”

Griselda Siciliani le gusta provocar y no tiene problemas en mostrar su cuerpo que fue moldeando con el baile, una de sus mayores pasiones junto con la actuación. Como parte de un juego de sensualidad, ella se divierte cuando despierta los ratones con sus fotos hot.  

Este fin de semana, realizó la última función de Sugar, que protagonizó con Nicolás Cabré y Federico D’Elia. Para celebrar el cierre de una temporada exitosa, la ex de Adrián Suar publicó una imagen en blanco y negro en la que aparece de espaldas, completamente desnuda, en su camarín.

“El cuerpo cansado y el corazón contento… hoy terminamos una etapa, a descansar…. y a agradecer por este año heavy y hermoso…”, escribió en la red social, en la que suele compartir con sus cientos de seguidores postales de sus trabajos y de su vida cotidiana.

Mientras protagonizó el espectáculo musical, solía publicar en Instagram imágenes como Dios las trajo al mundo dentro del camarín, quizás inspirada en el personaje Sugar Kane, que también había interpretado Susana Giménez hace 30 años.

“¡Sábado doble función! ¡Entre una y otra hacemos fotos! #Tranqui #MaestroSoyHorrible”, posteó recordando la frase que Adriana Brodsky le decía a Alberto Olmedo en el sketch de El Manosanta. 

En una entrevista con Gente,  explicó por qué suele provocar desde su cuenta de Instagram, como una forma de autopublicitarse: “Subo mis fotos a Instagram y me creo una diosa. Si una no es bomba, debe esforzarse un poquito por creérsela y decir: ‘Esta soy yo’. Al fin y al cabo, nuestro trabajo es vanidad. Y yo aprendí a divertirme con ella. Conozco y amo a mi cuerpo: le pido y le doy mucho“.

Pero, Griselda no siempre se muestra como una femme fatal. También tiene un costado tierno. Así lo ha demostrado al publicar a principios de diciembre una vieja imagen en blanco y negro, sosteniendo a su hija Margarita, cuando tenía 6 meses.

La pequeña, fruto de su relación con Adrián Suar, nació el 15 de junio de 2012. Poco antes de dar a luz, se sacó una foto con la panza gigante. “Así estaba una noche como hoy hace 5 años, y un día y medio después conocí el amor más grande…”, recordó Siciliani sobre ese momento tan especial en su vida. Seguramente, el gerente de Programación de El Trece fue el encargado de retratarla.

En otra oportunidad, la ex protagonista de Educando a Nina posó en topless junto con el padre de su hija. “Camarín @latrastiendasamsung después de la función de estreno de SPUTZA entra a saludarme este pibe antes de que pueda vestirme 😉”, señaló, en tono de broma, en Instagram.

Esta fue la última fotografía que Siciliani posteó con Suar en la red social. En septiembre de 2016, se separaron tras haber estado juntos durante ocho años. A pesar del distanciamiento, todavía conservan una buena relación, sobre todo por la hija que tienen en común.

De esta manera, la actriz comenzó una nueva etapa en su vida y poco a poco se fue animando a publicar más imágenes provocativas y a realizar producciones osadas, como cuando salió desnuda en la tapa de la revista Planeta Urbano, en diciembre del año pasado.

“Estoy entre Noemi Alan y Susana Brunetti, ¿no? Amé esta tapa retro …. Muy vedette de los 80. Feliz. Gracias”, escribió sobre esta producción, un mes después de su distanciamiento del líder de Pol-ka.

Aunque muchos notaron un destape tras su separación, Griselda explicó que siempre le gustó mostrar su cuerpo sin ningún tipo de inhibiciones: “¡Decir que una mujer está ‘más hot’ porque se separó es un cliché tan machista! Hice Playboy en 2005 y con Hermosura (El Descueve) tenía una orgía, completamente desnuda, en pleno escenario. Parece que soltera una es más ‘visible’. Yo disfruto tanto desnudándome como yendo al Martín Fierro con una polera de Ramírez. Me divierte el juego de la imagen, de la provocación. Todos deberíamos disfrutar así de nuestro cuerpo, sea como sea, tengamos la edad que tengamos. ¡Mostremos más!”.

Ya sea en una producción o en la intimidad del baño de su casa, Siciliani hace lo que quiere y muestra su figura cuándo quiere y cómo quiere, sin importarle las críticas ni los juicios de los demás.